skip to Main Content
Llámenos 800-359-5690 para una consulta GRATUITA | Realizar un Pago

Sus hijos son la carga más preciada que transporta; y según ese estándar, la pregunta de cuándo un niño debería usar un asiento elevador vale mucho más que una búsqueda rápida en Google. La seguridad de sus hijos es tan importante que la Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP, por sus siglas en inglés) emite nuevas recomendaciones de seguridad cada vez que se encuentran nuevas pruebas para reducir las lesiones en los niños. La última vez que AAP recomendó actualizaciones fue en la primavera de 2011, cuando aconsejó a los padres que mantengan a sus niños en asientos de seguridad mirando hacia atrás hasta por lo menos 2 años, o hasta que superen la altura y el peso máximo de sus asientos. Los accidentes automovilísticos son la principal causa de muerte entre los niños. Sin embargo, incluso con toda esta evidencia, las leyes estatales todavía están rezagadas con respecto a las nuevas recomendaciones para la seguridad de los automóviles para niños.
El retraso en el flujo de la información entre las leyes estatales y las recomendaciones de AAP contribuye a que muchos padres simplemente sigan las leyes de seguridad infantil de su estado cuando trasladan a sus hijos de un asiento de sguridad a un asiento elevador. Este retraso puede tener graves consecuencias para las familias de niños pequeños. Por ejemplo, Texas lidera la nación en choques automovilísticos fatales. Sin embargo, en Texas, las leyes sobre ocupación infantil simplemente establecen que todos los niños menores de 8 años deben estar en un asiento apropiado para su edad. Algunos estados, como Alabama, tienen leyes que solo requieren que los niños estén en un sistema de retención infantil hasta la edad de 6 años.
A menudo, los estados tienen leyes demasiado simplificadas que no toman en consideración el peso o la altura de un niño. Hay varios factores que los padres deben saber antes de mover a su hijo a un asiento elevado:

  • Cuanto más, mejor. Mientras más tiempo mantenga a sus hijos mirando hacia atrás, más seguros estarán. Sesenta por ciento de los accidentes automovilísticos son impactos frontales. Cuando un niño está en un asiento orientado hacia atrás, la fuerza del choque se difunde de manera más uniforme a lo largo de la carcasa del asiento del automóvil y el cuello y la columna vertebral permanecen alineados. Los niños en asientos con vista hacia atrás son cinco veces más seguros que sus contrapartes que miran hacia adelante.
  • Lea el manual de instrucciones. Siga los requisitos de altura y peso especificados en el asiento para el automóvil de su hijo. En general, los asientos para bebés con arneses de cinco puntos tienen un límite de altura de 19 “-32” y límites de peso de 22-30 libras.
  • Regla de una pulgada. Es imposible dar un límite de altura en los asientos del automóvil porque el cuerpo de los niños difiere en su crecimiento. Para saber si su hijo ha alcanzado la altura máxima de su asiento, recuerde que debe haber al menos una pulgada entre la parte superior de la cabeza del niño y la parte superior del asiento de seguridad.
  • Haz tu investigación. Ha habido muchos avances en la tecnología de asientos de seguridad para bebes. Hay modelos de asientos convertibles más nuevos con límites de peso de 45 a 50 libras.
  • Registre su producto con el fabricante. Desde 1998, se han retirado del mercado más de 10 millones de asientos de automóvil. La mejor forma de mantenerse al tanto del estado de retiro de su asiento de seguridad es registrar su producto con el fabricante.

El beneficio de la orientación trasera es grande: salva vidas. Pero llegará un día en que su hijo sea muy grande para su asiento de seguridad, tanto en altura como en peso. Cuando llegue ese día, hay diferentes estilos de opciones de asientos elevados para elegir.

Asiento elevador de cinco puntos: la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras recomienda usar un arnés de cinco puntos hasta que su hijo lo supere.
Respaldo elevado: un asiento con respaldo elevado hace un mejor trabajo para guiar el sistema de sujeción de los asientos de un automóvil a lo largo del cuerpo del niño. Esta es también una buena opción para los niños a los que les gusta dormir en el automóvil, tienden a recostarse o desplomarse de una posición en la que el niño está seguro.
Sin respaldo: sus hijos pueden usar con seguridad un asiento elevado sin respaldo cuando hayan alcanzado la madurez para hacerlo. Esto significa que su hijo ya no se contonea y mantiene su postura durante los viajes largos en automóvil. Para garantizar la máxima seguridad, asegúrese de que su hijo tenga un reposacabezas detrás de la cabeza.

Transición de un asiento elevado

A medida que los niños crecen, los padres se relajan con respecto al uso de los asientos elevados. Cuando su hijo se sube al automóvil con un amigo o familiar, ¿les está dando un asiento elevador? Si su hijo comparte el automóvil con un amigo o vecino para practicar fútbol, ¿les está dando un asiento elevado? ¿Te rindió a las quejas de tu hijo sobre estar en un “asiento de bebé” cuando todos sus amigos usan el cinturón de seguridad? ¿Está siguiendo las leyes de su estado sin tener en cuenta la altura y el peso de su hijo?
Todos estos son factores que pueden llevar a que los padres transfieran a sus hijos de los asientos elevados antes de que estén listos. En lo anterior, utilizamos Texas como nuestro estado de ejemplo para señalar el desfase en la información nueva que supera las leyes estatales. Pero, la ley se vuelve más general una vez que un niño alcanza los 8 años de edad. A los 8 años, los niños en Texas solo están obligados a usar el cinturón de seguridad del tamaño de un adulto en cualquier vehículo, sin importar qué tan altos sean ni cuánto pesen.
Solo el 3 por ciento de los padres informaron que su hijo tenía un requisito de altura de 4’9 para el cinturón de seguridad cuando lo cambiaron; y solo el seis por ciento de los padres dice que su hijo alcanzó el requisito de peso de 80 libras. Muchos niños entre las edades de 4 y 8 no están ni cerca de los requisitos de altura y peso para usar el cinturón de seguridad sin la ayuda de un asiento elevador. Para los niños de entre 4 y 8 años, los asientos elevadores reducen el riesgo de lesiones en un accidente automovilístico en un 45 por ciento en comparación con los niños que usan el cinturón de seguridad.
Una encuesta de Safe Kids Worldwide de 2014, una organización global de grupos que trabajan para prevenir lesiones infantiles accidentales, descubrió que el 71 por ciento de los padres no sabía la estatura y el peso que un niño necesitaba antes de sacar a su hijo de un asiento elevado. La prueba de cuando un niño debería usar un asiento elevado es bastante simple:
Si su hijo ha alcanzado el requisito máximo de altura y peso de su asiento para el automóvil, pero todavía no mide 4’9 y 80 libras, entonces su hijo todavía debería usar un asiento elevado.
Los niños deben permanecer en asientos elevadores hasta que el cinturón de seguridad caiga en los lugares correctos. Los cinturones de seguridad están hechos para adultos y no le quedan bien al niño. Además de los requisitos de altura y peso, hay algunas indicaciones visuales que puede tomar para ver si su hijo está listo para sentarse en el automóvil sin un asiento elevado.

  • Las rodillas de su hijo deben doblarse en el borde del asiento cuando él o ella está sentado completamente hacia atrás contra el asiento del vehículo.
  • El cinturón de hombro debe quedar cómodo en la mitad del pecho y el hombro.
  • El cinturón de regazo debe caber bajo y ceñido en las caderas y la parte superior de los muslos, no a través del vientre.
  • Su hijo puede permanecer sentado así en viajes largos.

La crianza es difícil y a los padres se les presenta nueva información que puede llevarlos a cuestionar las decisiones que toman. Durante mucho tiempo se ha establecido que los cinturones de seguridad salvan vidas, pero cuando mueve a su hijo de un asiento de seguridad a un asiento elevador y de un asiento elevado al cinturón de seguridad puede ser confuso porque hay mucha información que compite por ahí.

¿Cómo puede ayudar The Carlson Law Firm?

Muchos de nosotros en The Carlson Law Firm somos padres y queremos mantener a nuestros clientes informados sobre las últimas tendencias en seguridad para sus hijos. Los niños que han estado en accidentes automovilísticos pueden sufrir lesiones cerebrales traumáticas por la fuerza de un accidente automovilístico debido a la negligencia de otra persona o por el asiento de seguridad del automóvil o el asiento elevado. Si usted o un ser querido ha sido lesionado en cualquiera de estas situaciones, comuníquese con The Carlson Law Firm para una consulta gratuita.
Consultas Gratuitas: 866-243-8392

The Carlson Law Firm

The Carlson Law Firm has been representing and protecting clients in Texas and across the nation since 1976. During this time, we have built a reputation for success and have received numerous awards. Our firm is committed to delivering exceptional service and representation but more importantly, we provide you with an experienced team that has your back, one-hundred percent.

Volver Arriba